domingo, 7 de mayo de 2017

Tarta de fresas y frambuesas

Sirva la tarta de hoy para felicitar a todas las madres. La he adornado con corazones para que quedara de lo más "amoroso". 

Sigo buscando una masa tipo sablée o sucrée que sea rica y fácil de manipular. He probado varias recetas pero no he dado todavía con una que sea "la masa definitiva". El día que la encuentre la voy a usar para hacer estas tartas y no la volveré a cambiar. En fin, que esta que traigo está muy rica, y ya veis que se puede usar para poner adornos. Lo que no he podido hacer con ella son tiras para un enrejado. Y vuelvo a usar esta receta la utilizaré con unos moldes de tartaleta para poder desmoldarla con más facilidad. La que hice para una Tarta de ruibarbo y fresas es de un estilo parecido y bastante manejable, podéis usarla también.

Bueno, a pesar de lo crítica que he sido con la masa, ya digo que está rica y en casa ha gustado. Además, a la persona que propone esta receta le han salido las tiras del enrejado. De todas formas ella advertía que había tenido que enfriar la masa varias veces para poder decorar la tarta.

He usado fresas y frambuesas congeladas. Podéis utilizar frutos rojos frescos.

Desde aquí os pido, si es que alguien lee esta entrada, que me deis una receta para esa "masa perfecta y definitiva". Quedaré muy agradecida :)




Ingredientes:
Masa:

  • 350 g de harina de repostería.
  • 10 g de levadura química.
  • 1 pellizco de sal.
  • 100 g de azúcar blanquilla.
  • 150 g de mantequilla a temperatura ambiente.
  • 1 huevo entero.
  • 2 yemas de huevo.
  • 20 g de leche.
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla.
Relleno:
  • 500 g de frutos rojos congelados (en mi caso he usado fresas y frambuesas congeladas de Ldl).
  • 150 g de azúcar blanquilla.
  • 5 g de hojas de gelatina.
  • 1/4 de cucharilla de extracto de vainilla.

Elaboración:
Masa:

  1. Colocaremos en un cuenco la mantequilla, el azúcar, la harina y la levadura. La trabajaremos con las manos o con una paleta de amasar (yo he usado los ganchos de amasar de una amasadora manual) hasta que se forme un arenado.
  2. Agregaremos uno a uno los huevos, la leche y la vainilla. Seguiremos amasando, sin trabajar demasiado la masa, justo hasta que se pueda formar una bola. 
  3. Cubriremos la masa con papel film y la guardaremos en la nevera varias horas hasta que se endurezca. Yo la hice de un día para otro.
Relleno:
  1. Pondremos las hojas de gelatina en agua fría durante unos minutos para que se ablanden.
  2. Pondremos en un cuenco la fruta con el azúcar y la vainilla. Introduciremos el bol en el microondas con la función de descongelado. Iremos descongelando las frutas y que se vaya formando un almíbar.
  3. Colaremos parte del líquido que se ha formado en una cacerola y lo calentaremos sin dejar que hierva. Pondremos la gelatina en el líquido y dejaremos que se funda por completo.
  4. Agregaremos la fruta al líquido con la gelatina y reservaremos.

Montaje de la tarta:

  1. Precalentaremos el horno a 180ºC con calor arriba y abajo.
  2. Dividiremos la masa en dos partes. En mi caso dejé la base con un poco más de masa. Extenderemos la masa con un rodillo entre dos láminas de papel film. Con ayuda del film inferior llevaremos la masa sobre el molde y lo forraremos. El resto de la masa lo dejaremos en la nevera hasta que lo vayamos a usar.
  3. Pondremos en el interior de la masa el relleno.
  4. Extenderemos la masa restante con un rodillo entre dos láminas de papel film y formaremos corazones con unos cortantes. Conforme vayamos cortando los corazones los iremos colocando sobre el relleno.
  5. Una vez que pongamos todo el adorno lo pintaremos con un huevo batido.
  6. Coceremos la tarta unos 180ºC durante 25-30 minutos. Tiene que quedar dorada la superficie.



Un libro:
Una de las madres más famosa de la literatura es "Madre", uno de los personajes de "Las uvas de la ira". El autor de este magnífico libro es John Steinbeck por el que recibió el premio Pulitzer en 1940. Fue una novela muy controvertida en su época. Está ambientada en la Gran depresión americana de 1929.

Madre es un personaje de gran fortaleza, es la tenacidad hecha mujer, la fuerza que mantiene unida a la familia y hace que siga adelante.

Una de mis novelas preferidas. Imprescindible.

Conversación entre Madre y Tío John,
"- La mujer fluye, como un arroyo, con pequeños remolinos y pequeñas cascadas, pero el río sigue adelante.
La gente sigue adelante...cambiando un poco, quizá, pero siempre adelante.
- ¿Cómo lo puedes saber?-exigió el tío John-. ¿Qué es lo que va a impedir que todo se pare, que la gente se canse y se tumbe?
Madre lo consideró. Se frotó una mano brillante con la otra, empujó los dedos de la mano derecha entre los de la izquierda.
-Es difícil de decir-dijo-. Todo lo que hacemos me parece que está encaminado a seguir adelante. A mí me lo parece. Incluso estando hambrientos...incluso estando enfermos; algunos mueren, pero los que quedan se hacen más fuertes. Intentad vivir al día, solo al día."
Una película:
 Hay una adaptación cinematográfica de las Uvas de la ira dirigida por John Ford. La película está protagonizada por Henri Fonda y es de 1940. Se llevó dos Óscar aquel año, al mejor director y mejor actriz de reparto.