lunes, 20 de febrero de 2017

Tarta de queso y limón

Otra tarta de queso para la colección. Esta vez es de limón y resulta muy refrescante y ligera, a pesar de que lleva queso y nata entre sus ingredientes el limón la hace ideal para terminar cualquier comida pesada. Hicimos esta tarta, aunque con otra base, en Nochebuena porque buscábamos un postre que aligerara la cena.

Esta vez la he hecho sobre una base de masa sablé bretón de almendra. Es una masa muy fácil de trabajar que podéis usar como soporte de tartas o en forma de galletas como las que aparecen en las fotografías. No es adecuada para tartaletas porque, al llevar levadura, sube al hornearla. Si preferís podéis usar una base de galletas como la que os proponía en la Tarta de queso fría. También queda muy chula sobre una base de bizcocho de chocolate. 

A mí me gusta mucho comer esta tarta de limón con mermelada de frambuesa porque, además de quedar bonito en el plato el contraste de colores, son sabores que van muy bien juntos. 

Adorné la tarta con gominolas, (podéis encontrar la receta aquí), tiras de piel de limón en almíbar y crema de limón (lemon curd).

Fuentes: 
La masa sablé es de Bavette,
La crema de queso y limón es de Las recetas de MJ 



Ingredientes: Para un aro de 16 cm de diámetro (os sobrará algo de masa para hacer unas pocas galletas si queréis).
Masa:
  • 120 g de mantequilla a temperatura ambiente.
  • 80 g de azúcar glas.
  • 30 g de almendra molida (se puede tostar un poco antes de usarla).
  • 2 g de levadura química.
  • una pizca de sal.
  • 50 g de huevo batido.
  • 210 g de harina de trigo.
Crema de queso y limón:

  • 300 g de queso crema.
  • 200 ml de nata para montar.
  • 3 hojas de gelatina.
  • 100 ml de limón.
  • 100 g de azúcar.

Elaboración:
Masa:

  1. Precalentaremos el horno a 180ºC.
  2. Colocamos en un bol la mantequilla a temperatura ambiente con el azúcar glas, la sal y la almendra molida. Mezclaremos los ingredientes hasta que se forme un arenado. Y los mezclo con una amasadora manual con los ganchos. 
  3. Incorporaremos los huevos batidos y lo mezclaremos todo bien.
  4. Agregaremos la harina tamizada junto con la levadura y la uniremos a la preparación pero sin amasarla mucho, solo para que se integre bien. 
  5. Formaremos una bola, la envolveremos en papel film y la llevaremos a la nevera hasta que se se enfríe bien, por lo menos dos horas. 
  6. Una vez fría la masa la colocaremos entre dos papeles para horno y la estiraremos hasta que tenga mñas o menos 1 cm de grosor. 
  7. Corteremos un círculo con un aro de 16 cm. La colocaremos en una bandeja y le pondremos en aro alrededor antes de hornearla. 
  8. Se hornea a 180ªC colocada a media altura y con calor arriba y abajo, unos 15 minutos hasta que empiezce a dorarse.
  9. Dejaremos que se enfríe y cuando se pueda manipular sin que se rompa, dejaremos que se enfríe por completo sobre una rejilla.

Crema de queso:

  1. Pondremos las dos hojas de gelatina a remojo en agua fría durante unos 3 minutos.
  2. Calentamos el zumo de limón en un cazo, le agregamos la mitad del azúcar y removemos todo hasta que empiece a hervir, en ese momento añadiremos la gelatina y dejaremos que siga hirviendo un minuto más.
  3. Dejaremos que se entibie la preparación.
  4. Añadiremos el queso fresco y lo mezclaremos bien. 
  5. Semimontaremos la nata con la otra mitad del azúcar,
  6. Añadiremos la nata a la preparación anterior con una espátula y movimientos envolventes hasta que se integre todo bien.
Montaje:
  1. En el aro en el que hemos horneado la base colocaremos un trozo de acetato (lo venden en papelerías) forrando el interior y, con la base de pasta sablè puesta en el fondo, verteremos la crema y alisaremos la superficie.
  2. Dejaremos que se enfríe en la nevera por lo menos 6 horas. 
Una vez fría la crema la podemos adornar como queramos.


Un libro:
Como la tarta me ha quedado tan amarilla voy a proponer una novela de la escritora nigeriana Chimamanda Ngozi Adichie que se titula "Medio sol amarillo". Este título hace referencia a la bandera que adoptó Biafra cuando se independizó de Nigeria. La novela habla de las consecuencias de la guerra en la población,

Lo único que yo había oído sobre Biafra en mi vida era de la hambruna  que padecieron, de aquellos niños con el abdomen hinchado que veíamos en la televisión. Esta novela sirve para conocer lo que ocurrió. Si esto no fuera suficientemente interesante para acercarse al libro, hay que señalar lo bien narrado que está.

He leído dos libros de esta escritora y no serán los últimos. "Medio Sol amarillo" empieza así:

"   El señor estaba un poco loco; se había pasado un montón de años leyendo libros en el extranjero, hablaba solo en su despacho, no siempre devolvía el salido y llevaba el pelo demasiado largo. La tía de Ugwu se lo confesó en voz baja mientras avanzaban por el camino.
   -Pero es buena persona -añadió-. Si trabajas bien, comerás bien; incluso comerás carne a diario.
   Se detuvo para escupir. Arrojó el salivazo haciendo ruido y este fue a parar sobre la hierba.
   Ugwu no podía creer que alguien, ni tan siquiera aquel señor con quien iba a vivir, comiera carne a diario. No obstante, no le llevó la contraria a su tía porque se encontraba demasiado concentrado en su expectación, demasiado ocupado imaginando su nueva vida lejos de la ciudad. Llevaban un rato caminando después de haberse bajado del camión en el parque móvil y el sol de la tarde le quemaba la nuca; pero no le importaba, Estaba dispuesto a caminar durante horas bajo un sol aún más abrasador, Nunca hasta entonces había visto algo parecido a las calles que se abrieron ante ellos una vez que hubieron cruzado la puerta del recinto de la universidad, unas calles cuyo pavimento liso y alquitranado lo incitaba a posar sobre él la mejilla. No sería capaz de describirle a su hermana Anulika las casas de una planta de allí estaban pintadas de color del cielo y se alimentaban una junto a otra como hombres educados y bien vestidos, ni los setos que las delimitaban, podados tan rectos que parecían mesas tapizadas de hojas."


Una canción:
Y siguiendo con el color amarillo...Una canción de David Gilmour que pertenece al disco de 2015 Rattle That lock. La canción se titula "The girl in the yellow dress" y la compuso con su mujer. David Gilmour canta acompañado de un grupo de jazz. La canción tiene un buen videoclip animado.

Esta canción que propongo es una balada con estilo de jazz, pero no todo el disco es así, hay algunas que suenan mucho a Pink Floyd, por ejemplo. En fin, a mí me parece que todo el disco es muy recomendable.





martes, 14 de febrero de 2017

Caramelos de goma caseros

Esta receta pensaba haberla publicado un poco más adelante. Tengo preparada la de una tarta de queso y limón y estas gominolas sirvieron como adornarla. He decidido ponerla hoy porque es San Valentín, un día muy, pero muy, azucarado. Además, algunas las hice con forma de corazón y las usé en las en fotografías.

La receta está en muchos blogs de internet y no ponen la autoría. Digamos que parece ser vox populi. 

Yo las he hecho de limón y, para que no fueran excesivamente ácidas, parte del líquido es agua, si hubieran sido de naranja o mandarina, hubiera usado solo zumo. He utilizado azúcar blanquilla y azúcar en polvo para rebozarlas y la verdad es que no se luce mucho en azúcar en polvo, pero si los caramelos hubieran sido de fresa, por ejemplo, hubiera quedado más chulo.

He usado moldes de silicona para las figuras y un molde de plástico rectangular para hacer las formas cúbicas que he cortado con un cuchillo.


Ingredientes: 
  • 1 sobre de gelatina Royal® de limón o del sabor que más os guste.
  • 2 sobres de gelatina neutra de Royal® 
  • 50 ml de zumo de limón.
  • 150 ml de agua.
  • 300 g de azúcar blanquilla.
  • Más azúcar para rebozar (blanquilla o en polvo).
  • Aceite de girasol para engrasar los moldes.
Elaboración:
  1. Colocaremos en una cacerola el agua y el zumo y disolveremos la gelatina y el azúcar.
  2. Pondremos el recipiente al fuego y lo coceremos unos minutos sin dejar que hierva hasta que el azúcar se haya disuelto por completo.
  3. Engrasaremos la superficie de los moldes con aceite y verteremos la mezcla.
  4. Dejaremos que se endurezca en la nevera unas seis horas.
  5. Desmoldaremos los dulces y los pasaremos por el azúcar.


Una novela:
Y hablando de amor, el mejor libro que leí el año pasado se titula "El lado oscuro del amor" de Rafik Schami. Partiendo de una historia tipo Romeo y Julieta, el autor nos hablará de Oriente Próximo desde el final del Imperio Otomano hasta nuestros días. La novela está plagada de personajes a cual más interesante. El escritor define su libro como un mosaico en el que las múltiples historias serían las teselas que lo forman. 

Los enamorados Farid Mushtak y Rana Shahin sufrirán debido a todos los prejuicios y condicionamientos de su familia. El honor, la sangre y la religión serán la causa de esos prejuicios.

Mucho más que recomendable.
"Curiosamente, al principio la tomó por una musulmana. También ella pensó que era musulmán. Al contrario que los nombres puramente musulmanes, como Mohamed, Alí, Aisha y Fátima, o los cristianos típicamente europeos como George, Michael y Therese, los nombres Farid y Rana no revelaban nada sobre la pertenencia a una confesión. Farid significa «único», «valioso», mientras que Rana alude a «la belleza que atrae largamente la mirada».
Ella supuso que era un pariente de la familia Sabuni. La fascinaron especialmente su voz y sus manos, pero de repente se contuvo sobresaltada, dolorosamente consciente de que estaba resbalando hacia algo por lo que su tía Yasmín había pagado con su vida. También ésta se había enamorado de la voz y las manos de su Jalal. 
Cuando su amado habló, le había contado a Rana poco antes de su asesinato, a ella le temblaron las piernas, y cuando la tocó con sus finos dedos, estuvo perdida. 
Rana trató de no fijarse en Farid. De todos modos, desde su llegada había estado ocupada en quitarse de encima a Kamal, que le lanzaba miraditas y se deshacía en alusiones. Decía con todo descaro que si una cristiana como ella lo amara, se convertiría al cristianismo y arrostraría por ella incluso la muerte. Y se reía con descaro, diciendo que al menos así sería un auténtico mártir del amor. A Rana no le gustaban esas bromas. No apreciaba a Kamal, pero no le dio ninguna respuesta cortante porque no quería poner en peligro la amistad con la hermana de éste. Porque, en secreto, Dunia estaba en contra de la occidentalización de su familia. Siguiendo rigurosamente la tradición islámica, quería casarse con un poderoso musulmán y mirarse en él. «Todo pasa, el amor, la virilidad y la belleza. Lo único que cuenta para mí es el profundo sentimiento de respeto hacia un gran hombre», le había dicho a Rana antes de cumplir catorce años. Era de esas personas que a los diez ya saben lo que quieren y en qué se van a convertir."
Una canción:
Y aquí va una de amor y azúcar..."Sugar, sugar" es una canción de 1969 que interpretaba un grupo musical ficticio de dibujos animados: The Archies.