domingo, 30 de octubre de 2016

Cupcakes sangrientos

Anda que para no celebrar Halloween lo estoy disimulando muy bien...

Pues sí, cupcakes. A ver si pensaba alguien que lo mío eran solo dulces rustiquillos. Puedo ser tan pija como la que más si me lo propongo, osea. Perdón, perdón, que no estoy diciendo que toda la gente que hace cupcakes sea pija, pero es que son tan, tan, osea, tan cupcakes.

En realidad lo que traigo hoy es un medio fracaso. Sí, sí, no era mi idea original. Lo que yo pretendía hacer eran unos preciosos rosetones ensangrentados con unos cristales de caramelo clavados. Los he visto en Internet y quedan muy bien. Pero es que  no he conseguido sirope de maíz, que era el ingrediente clave para hacer el cristal, me he puesto a innovar y ha salido mal la cosa. Además se me da muy mal la manga pastelera así que las rosas son un pelín churruteras. Total, que como también compré unas galletas Oreo para hacer unos simpáticos murciélagos, esta opción se va a llevar el protagonismo y las rosas, aunque la foto de conjunto me la he currado un poquito más que las otras, van a quedar en un puesto secundario.

La receta de los cupcakes de chocolate la he sacado de la "cupcakera" mayor del reino que es Alma Obregón y a la que le debo ya unas cuantas recetas. La crema, perdón, osea, el frosting de queso, es de Tartafantasía. A esta crea yo no le he puesto gelatina y aún así es bastante firme. Pero si vuestra intención es hacerlos para que los cupcakes permanezcan perfectos durante unas horas, mejor será que uséis gelatina.  Ah, y si os apetece hacer los cristales de los que hablo, también los encontraréis en ese blog. 

La sangre la he hecho pasando por la batidora un bote de la mermelada de cerezas que hice en verano. El aspecto de las gotas y de los chorretones es de lo más Dexter, ¿no? Lástima los cristales, mecachis.



Ingredientes:

Para unos 12 cupcakes:
  • 200 g de harina de todo uso.
  • 200 g de azúcar de caña integral.
  • 100 ml de aceite de oliva.
  • 25 g de cacao en polvo sin azúcar.
  • 3 huevos.
  • 100 ml de leche.
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla.
  • 1 cucharadita y media de levadura en polvo.
Para la crema:
  • 250 g de queso crema.
  • 125 g de mantequilla a temperatura ambiente.
  • 200 g de azúcar glass.
Adorno:
  • Galletas MiniOreo.
  • Mermelada triturada y colada, sirope de fresa....
  • Chocolate blanco.

Elaboración:

Pastelillos:
  1. Precalentaremos el horno a 180º C.
  2. En un cuenco colocaremos el azúcar con el aceite y la vainilla, lo batiremos todo con unas varillas manuales. 
  3. Añadiremos uno a uno los huevos hasta que quede una mezcla homogénea.
  4. Tamizaremos la harina con el cacao y la levadura y se la incorporaremos poco a poco a la preparación anterior.
  5. Agregaremos la leche y la integraremos bien.
  6. Repartiremos la masa entre todas las cápsulas de papel. Si queréis que no sobresalgan mucho del borde no debéis llenarlas más de 1/3 de la capacidad.
  7. Hornearemos durante 20 minutos a 180ºC colocando la bandeja a media altura.
  8. Al sacarlos del horno tenemos que retirarlos inmediatamente de la bandeja o de los moldes que hayáis usado, de esta forma no se os despegará el papel del pastelillo.
Crema:
  1. Batiremos con unas varillas eléctricas la mantequilla, que previamente estará a temperatura ambiente, con la crema de queso.
  2. Añadiremos el azúcar glass tamizado y lo integraremos bien batiendo durante unos minutos.
Adorno:
  • Separáis las dos galletas de las Oreo. 
  • Usáis una galleta cortada por la mitad para las alas. El truco está en usar un cuchillo de sierra y mucha paciencia para que no se os rompan.
  • Colocáis cada mitad de galleta sobre una galleta entera y lo tapáis con la otra.
  • Los ojos los he hecho con una pizca de chocolate blanco fundido en el microondas y un trocito de Oreo (de las que he roto antes de descubrir que con el cuchillo de sierra se hacía mejor :) )
Lo de usar o no la manga pastelera... allá cada cual con su destreza.


Una novela:
"El murciélago" no es un libro de terror, no. Se trata de la primera novela del oficial de policía noruego Harry Hole. El padre de la criatura es Jo Nesbø, un escritor de novela negra de Noruega. Esta novela la escribió en 1997. Otra saga policíaca que promete mucho, mucho.
- Déjame compartir una pizca de mi experiencia contigo, Harry, Durante mas de veinte años he hablado con gente que ha tenido diversos motivos para mentir o decir la verdad. Culpables e inocentes, asesinos, carteristas, histéricos y cínicos, caras aniñadas con ojos azules, caras de villanos llenas de cicatrices, sociópatas, psicópatas, filántropos...             Andrew buscaba más ejemplos. 
- Ya lo he pillado, Andrew,-...aborígenes y blancos, Todos contaban su historia con un único objetivo: ser creídos, ¿Y sabes lo que he aprendido?- ¿Que es imposible determinar quién miente y quién no.- ¡Exacto, Harry! - Andrew se excitó -. En la novela policíaca tradicional cualquier detective digno tiene un olfato infalible para descubrir la mentira. ¡Eso son chorradas! La naturaleza humana es un bosque enorme y complejo que nadie puede conocer a la perfección. Ni siquiera una madre conoce los secretos más profundos de su hijo,
Una canción:
He estado dudando sobre la canción. Había pensado en una que aparece en la novela, pero que no me gusta demasiado. También en alguna del grupo que lidera Jo Nesbø, porque este hombre también es músico, o un tema de un grupo noruego-irlandés que llevo escuchando desde hace poco más de un mes. En fin, aunque el grupo de Jo Nesbo no suena nada mal, me he decantado por Secret Garden, me guardaré el grupo de Nesbo para otra ocasión.

Uno de los miembros de Secret Garden es el compositor noruego Rolf Lovland. Para las personas que siguen el festival de Eurovisión, que no es mi caso, Lovland les resultará conocido porque Secret Garden ganó el festival un año y Rolf Lovland fue coautor de otra canción ganadora. A mí me gusta este grupo porque tiene muchas canciones con aire Celta.

 "Moving" pertenece al álbum White Stones de 1997, curiosamente es del mismo año que la novela de la que he hablado, y es una de las canciones que más  me gustan del grupo. 








miércoles, 26 de octubre de 2016

Melocotones rellenos para Halloween

No soy yo muy de Halloween, la verdad. Cuando mis hijos eran pequeños no se había puesto de moda todavía, por los pelos pero nos libramos. Y ahora no le abro la puerta a ningún niño. ¿Por qué? Pues mira, porque no.

¿Y de Todos los Santos? Pues oye, tampoco. Me dan un yuyu los cementerios que no veas. A mí que no me entierren porque juro que me levantaré y les daré un buen susto. Que te metan en un cementerio de pueblo, tira que te va, por lo menos estás rodeado de familia (en los pueblos pequeños todos somos familia), pero eso de estar rodeada de gente que no conoces de nada...ni hablar. A mí que me quemen y me tiren al Ebro en un día de ventolera. ¡He dicho!

Puestos a elegir, mejor Halloween, es más divertido que andar poniendo flores en los cementerios. Y espero que no se moleste nadie conmigo. Las personas que lo hacen tienen todos mis respetos. Entiendo que a los niños les guste esta fiesta yanki-consumista. A ver, que a mí me gustaba también cuando veía las películas americanas. Ahora bien, hay que ser muuuuy confiado para dejar que tus hijos vayan de casa en casa pidiendo caramelos. ¿Y si a un psicópata le da por meter estricnina en las chuches?...¡Vamos, de qué!

Me está quedando una entrada de lo más morbosa.

Bueno, a lo que vamos. Gastronómicamente tampoco he sido muy de cosas fantasmagóricas. El año pasado propuse una receta de Panellests y este año pensaba hacer empiñonados de boniato o o algo así. Pero mira por donde, como también estaba buscando inspiración para la propuesta de otoño de Recetario mañoso, se me ha ocurrido esta "maño-hallowínica" receta con melocotones de Calanda.

La inspiración viene de un vídeo de Rosanna Pansino. En lugar de masa quebrada como pone ella he buscado una masa que pudiera modelar, así que he modificado una de galletas del blog  Uno de dos. poniendo azúcar moreno y especias porque quería una masa más oscura. Los he rellenado de queso, pero podéis poner solo azúcar, canela y frutos secos sin más. Y estoy segura que con miel y nueces tienen que estar muy buenos.

Y el resultado mola mucho, oye, y además están muy ricos los melocotones.

Como me resultaba un poco complicado explicar algunos pasos del proceso, voy a poner más fotografías.


Ingredientes:

  • 6 melocotones, de Calanda (of course).

Recetario mañoso Otoño 2016

Masa de galleta:
  • 100 g de mantequilla a Tª ambiente.
  • 65 g de azúcar integral de caña molido.
  • 1 huevo M.
  • 275 de harina de repostería.
  • 1 pizca de sal.
  • 1/2 cucharadita de canela en polvo.
  • 1/4 cucharilla de jengibre en polvo.
Relleno:
  • 6 cucharaditas colmadas de queso crema.
  • 2 cucharaditas de licor de melocotón (si la receta es para niños ponedle zumo de naranja).
  • 1 cucharada de azúcar integral.
  • 1/2 cucharadita de canela.
  • 40 g de almendras tostadas y picadas en trocitos,
Elaboración:
Masa:
  1. Mezclaremos la mantequilla con el azúcar hasta que quede una crema homogéneas.
  2. Añadiremos el huevo, la sal y las especias y lo integraremos bien.
  3. Tamizaremos la harina y se la agregaremos a la preparación anterior mezclando con una paleta de amasar o con las manos.
Relleno:
Mezclaremos todos los ingredientes del relleno hasta formar una crema homogénea.
Montaje:
  1. Precalentaremos el horno a 180ºC.
  2. Lavaremos y secaremos los melocotones y los dejaremos sin pelar.
  3. Cortaremos una tapadera en la parte superior del melocotón.
  4. Retiraremos el hueso con un vaciador de frutas.
  5. Rellenaremos los melocotones y les pondremos la tapa.
  6. Formaremos bolas de unos 60 g de masa y las aplastaremos entre dos trozos de papel film.
  7. Ayudándonos del film inferior colocaremos la masa sobre el melocotón. 
  8. Retiraremos el film y presionaremos la masa contra el melocotón. La parte inferior quedará sin masa.
  9. Modelaremos los melocotones para darles aspecto de calabazas.
  10. Colocaremos los melocotones en una fuente de horno y los coceremos durante 30 minutos.
  11. Se pueden consumir fríos o calientes. 

Un libro:
Como ya os podéis imaginar el libro de hoy es de terror. Se trata de una novela de 1962 de la escritora estadounidense Shirley Jackson  titulada "Siempre hemos vivido en el castillo".

La narradora y protagonista se llama Merricat y vive con su hermana mayor, su tío y un gato. Es una 
e"dulce" niña que da bastante miedito. Aquí tenéis el primer párrafo, que adelanta muy bien lo que encontraremos dentro de la novela.
"Me llamo Mary Katherine Blackwood. Tengo dieciocho años y vivo con mi hermana Constance. A menudo pienso que con un poco de suerte podría haber sido una mujer lobo, porque mis dedos medio y anular son igual de largos, pero he tenido que contentarme con lo que soy. No me gusta lavarme, ni los perros, ni el ruido. Me gusta mi hermana Constance, y Ricardo Plantagenet, y la Amanita phalloides, la oronja mortal. El resto de mi familia ha muerto."
Una serie de TV:
He estado repasando películas que he visto últimamente pero no hay ninguna de terror, sin embargo este verano vi la primera temporada de American Horror Story, que se llama "Murder house" de Ryan Murphy y Brad Falchuk y qué queréis que os diga, no he reunido todavía el valor para empezar la segunda. Echadle un ojo a la intro de la serie y decidme si no produce escalofríos.




viernes, 14 de octubre de 2016

Brownie cheesecake

Hace mucho que no ponía una receta para chooadictos, así que ahí va una bien chocolatosa. ¿Alguien piensa como yo que la vida sería peor sin chocolate?

Ya he colgado por aquí otras recetas de brownies: el de Oreo, que es una bomba calórica buenísima y el clásico con nueces. Los dos estaban muy ricos y el que  propongo hoy no se queda atrás. 

Llevaba tiempo queriendo probar esta mezcla de brownie con tarta de queso. No he encontrado por Internet el origen de este dulce. Desde luego a quien se le ocurrió unir dos cosas tan ricas estuvo muy inspirado.

Hay multitud de recetas de este dulce por la red, pero para los brownies me suelo inspirar en la página de joyofbaking aunque he cambiado un poco las cantidades las condiciones de horneado. 

Es un brownie muy húmedo, con una textura cremosa y no excesivamente dulce. El aspecto también me gusta, pero creo que poniendo el doble de la crema de queso hubiera quedado el corte más chulo. Será cuestión de probar. En casa les ha gustado mucho así que no van a protestar si lo repito.



Ingredientes:
Brownie:
  • 150 g de chocolate negro para repostería Nestlé®.
  • 120 g de mantequilla sin sal.
  • 200 g azúcar blanquilla.
  • 15 g de cacao en polvo sin azúcar Valor®.
  • 1 cucharadita de vainilla.
  • 70 g harina.
  • 1/4 de cucharadita de sal.
  • 2 huevos grandes.
Cheesecake:
  • 220 g de queso crema,
  • 60 g de azúcar.
  • 1 cucharadita de vainilla.
  • 1 huevo.
Elaboración:
Para un molde de 16 cm x 22 cm. Pondremos en el fondo del molde un trozo de papel de hornear. Enmantequillaremos todo el molde.

Brownie:
Precalentaremos el horno a 170ºC.
Usaremos durante todo el proceso las varillas manuales porque no queremos introducir aire en la mezcla. De esta forma vamos a conseguir un brownie más cremoso.
  1. Colocamos en un cuenco apto para microondas la mantequilla y el chocolate de postres a trocitos. Calentamos en fracciones de de 15 a 20  segundos para controlar que no se nos quema el chocolate. Cada vez que saquemos el cuenco del microondas mezclaremos los dos ingredientes con unas varillas hasta que esté completamente fundido e integrado.
  2. Incorporaremos la cucharadita de vainilla.
  3. Agregaremos la pizca de sal y el azúcar. 
  4. A continuación incorporaremos los huevos de uno en uno y los mezclaremos bien,
  5. Añadiremos la harina y el cacao en polvo poco a poco y previamente tamizados.
  6. Pondremos la masa en el molde y la extenderemos bien para nivelarla. 
Cheesecake:
  1. Colocaremos en un cuenco el queso a temperatura ambiente, el azúcar, el huevo y la vainilla y batiremos todo con unas varillas eléctricas hasta formar una crema. Nos quedará bastante líquido.
  2. Verteremos la crema sobre el preparado de brownie que tenemos en el molde.
  3. Con una cuchara iremos mezclando una crema con otra para que queden vetas de un color dentro del otro. 
Coceremos durante unos 45 o 50 minutos a 170ºC colocando la bandeja a media altura.

Sacaremos el brownie del horno. Dejaremos que se enfríe a temperatura ambiente al menos 4 horas. 

Si os lo coméis al día siguiente, mejor.


Una canción:
Cuando puse la receta del Brownie de nueces lo asocié con la voz de Gregory Porter. Dije, y lo mantengo, que su voz es dulce, aterciopelada e intensa como el brownie. Aprovechando que tiene disco nuevo voy a poner  la canción que le da nombre. Take me to the alley.



Una serie:
Como esta vez no se me ocurre ningún libro con el que maridar el dulce, voy a poner una serie que me ha gustado tanto, tanto, como el chocolate. Se trata de uno de los éxitos del verano en cuanto a series se refiere. Sranger Things es una serie americana de misterio-terror-ciencia ficción escrita y dirigida por los hermanos Duffer. Esta serie, de ambientación retro ochentera, está plagada de homenajes a películas de los años 70 y 80. Muy inspirada en películas de Steven Spielberg y en películas basadas en novelas de Stephen King. Yo me lo he pasado muy bien viéndola, tanto que la he visto dos veces.