domingo, 28 de febrero de 2016

Crêpes con manzana y nueces

Manzanas, mantequilla, azúcar y canela, una combinación que nunca falla. Podéis hacer una tarta de manzana, o podéis añadir simplemente una bola de vainilla y comerlas tal cual, las manzanas, con ese acompañamiento, van a estar geniales. Si a esto le añadís nueces, el resultado no hace sino mejorar. 

Esta receta la he adaptado de la que proponen en Elle a table. No he puesto ron ni pasas, le he añadido muchas más nueces y los ingredientes han sido un poco a ojo pero, para ser rigurosa, os voy a dar las cantidades lo más aproximadas posibles. 

Yo he cortado las manzanas en rebanadas redondas porque no quería que se deshicieran mucho y, además, pensaba que la foto me quedaría mejor así. Si lo preferís podéis darles forma de medias lunas, o cortarlas en cubos como hicieron en la receta original. Otra cosa que podéis modificar a vuestro gusto en la presentación es la forma de doblar las crêpes. Yo he hecho "pañuelos", pero cerradas en forma rectangular como hice con las crêpes de plátano y chocolate, también quedan bien y podéis poner más cantidad de relleno. 

Esta es otra receta con la que participo en el recetario mañoso de este trimestre dedicado a las manzanas, huevos y alcachofas.


http://recetarioaragones.blogspot.com.es/2016/01/invierno16-huevos-alcachofas-y-manzanas.html

Ingredientes: Para cuatro personas. 2 crêpes por persona.
Crêpes: (Con estas cantidades salen unas 10 crêpes usando una sartén de 17 cm de base y utilizando 40 ml de masa para cada crêpe)
  • 100 g de harina.
  • 1 huevo y una yema.
  • 250 ml de leche.
  • 20 g de mantequilla derretida. Y algo más para engrasar la sartén.
  • 2 cucharaditas de azúcar blanquilla.
  • Una pizca de sal.
Relleno:
  • 4 manzanas no muy grandes (de unos 130 o 140 g cada una sin pelar).
  • 50 g de mantequilla.
  • 8 cucharaditas de azúcar blanquilla.
  • 1/2 cucharadita de canela (o la cantidad que os guste).
  • 1 cucharada de zumo de limón.
  • 150 g de nueces (podéis poner menos cantidad o sustituir parte de ellas por pasas).
Elaboración:
Crêpes: Es imprescindible disponer de una sartén antiadherente.
  1. Ponemos todos los ingredientes en una jarra y mezclamos con la batidora hasta que esté la masa homogénea. Queda una preparación muy líquida.
  2. Engrasamos con mantequilla una sartén antiadherente. Yo utilizo papel de cocina doblado untado en mantequilla líquida para engrasar la sartén, de esta forma se puede aprovechar hasta la primera crêpe. Si ponemos mucha mantequilla al principio la primera crêpe que hacemos suele quedar mal porque absorbe demasiada grasa. Si preferís podéis usar aceite de girasol.
  3. Para una sartén de 17 cm de diámetro usaremos 40 g de masa. Ponemos la masa en el medio de la sartén y la extendemos hacia los laterales con movimientos circulares cubriendo todo el fondo. Cuando veamos que la masa empieza a hacer burbujitas en la superfice levantaremos un poco un lado con una paleta de plástico y le daremos la vuelta con la mano. Engrasamos la sartén cada dos o tres crêpes.
  4. Si vais a comer la crêpes inmediatamente las podéis conservar calientes en el horno. Si os sobran tortillas hechas, podéis guardarlas tapadas con papel film o papel de aluminio.
Relleno:
  1. Pelamos, retiramos el corazón y cortamos las manzanas con la forma que más os guste. 
  2. Colocamos la mantequilla y el azúcar en la sartén y dorar un poco las manzanas.
  3. Añadimos el limón, la canela y las nueces y dejamos que se cocinen unos 3 minutos para que se recubran las manzanas del caramelo que se forma.
  4. Rellenamos las crêpes y las servimos calientes.

Una canción:
Como comenté cuando publiqué la primera receta de crêpes, a mí siempre me recuerdan a las clases de francés del instituto, por eso, además de que este dulce es francés, yo siempre las voy a asociar con canciones francesas.

Os invito a que escuchéis a una cantante maravillosa que se llama Zaz, su estilo fusiona la canción tradicional francesa con el jazz. He elegido "La pluie" porque en estos momentos en los que preparo la entrada del blog llueve sobre mi ciudad.


Un libro:
Y siguiendo con la asociación francesa...El año pasado leí una novela que me gustó mucho ambientada en la Francia ocupada de la 2ª Guerra mundial. El libro se titula "La luz que no puedes ver", es del escritor estadounidense Anthony Doerr y le concedieron el premio Pulizter del 2015.

Os dejo algunos extractos de los primeros párrafos. Yo no fui capaz de soltar la novela después de leer la primera página.

OCTAVILLAS 
Caen del cielo como una lluvia al anochecer, sobrevuelan la muralla, hacen piruetas sobre los tejados, revolotean sobre los barrancos y entre las asas. Calles enteras se mecen al ritmo de los destellos blancos sobre los adoquines."Mensaje urgente para los habitantes de la ciudad -dicen las octavillas_. Salgan de inmediato a campo abierto".Sube la marea. En lo alto cuelga una luna pequeña, amarilla, creciente. Acia el este, sobre los tejados de los hoteles que hay frente al mar y en sis jardines traseros, seis unidades de la artillería pesada norteamericana cargan proyectiles incendiarios en la boca de los morteros.(...)
LA CHICA
(...) En una esquina de la ciudad, en el sexto y último piso de una casa alta y estrecha en el número 4 de la rue Vauborel, una ciega de dieciséis años llamada Marie-LAure LeBlanc se arrodilla sobre una mesa baja completamente cubierta por una maqueta, La maqueta sobre la que se arrodilla es una miniatura de la ciudad y contiene una réplica a escala de los cientos de casas, tiendas y hoteles que hay en el interior de la muralla. 
(...) Escucha los bombardeos a menos de cinco kilómetros de distancia. La estática crece. Se parece  a zumbido dentro de una caracola.

lunes, 22 de febrero de 2016

Tarta de manzana y pan

Lo de de hoy es cocina de aprovechamiento. Tenía mucho pan duro, pero duro tipo "arma arrojadiza", y quería hacer algo con huevos y manzanas porque propusieron estos ingredientes en el Recetario mañoso. Así que he mezclado las tres cosas, les he añadido alguna más, "et voilà", me ha salido una tarta "rustiquilla" bastante apañada. Las alcachofas era otro de los productos de este trimestre pero, aunque me pierden acompañando a un buen huevo frito, en la tarta no hubieran quedado demasiado bien. 

Después de un par de años siguiendo al Recetario mañoso, y a algunos de los blogs que participan en él, he vencido la vergüenza que me daba participar y por fin me he decidido. Por si no habéis oído hablar de este blog os diré que buscan la promoción de productos aragoneses. Os lo recomiendo.

Las manzanas que he usado son Royal Gala. Para ser sincera os diré que no sé si son aragonesas porque las tenía en casa y no me fijé en el origen. Lo cierto es que es una de las manzanas que se producen en esta comunidad autónoma. He leído que Aragón es la segunda productora de manzanas en España. Lo que sí sé es que los huevos que he usado son de la granja Virgen del Rosario porque nos cae de camino al pueblo y los compramos directamente allí. 


He dado un paseo por la blogosfera buscando inspiración para hacer esta tarta, al final he hecho un mix entre la tarta de manzana que hacía mi madre y una especie de base elaborada con pan. Como os digo, el resultado es apañadete. 

De paso, he inmortalizado en las fotografías dos de mis regalos de cumpleaños. Los otros regalos eran más difíciles de encajar con una tarta de manzana, pero son "estupendisisísimos" también.




Recetario mañoso: Invierno

Ingredientes:
Base:
  • 250 g de pan duro.
  • 100 g de azúcar blanquilla.
  • 2 huevos tamaño L.
  • 300 ml de leche entera o de crema de leche Ideal.
  • 1 cucharadita de canela.

Mezcla de manzana:
  • 2 manzanas.
  • 40 g de harina todo uso.
  • 50 g de azúcar.
  • 2 huevos tamaño L.
  • 70 g de leche entera.
  • 1/2 cucharadita de levadura química.
Cobertura:
  • Una o varias manzanas para adornar, depende de cómo queráis darle el toque final.
  • Mermelada de melocotón o de albaricoque para abrillantar la superficie.

Elaboración:
  1. Precalenteremos el horno a 180ºC con calor arriba y abajo.
  2. Rallaremos bien todo el pan, aunque no demasiado fino.
  3. Calentaremos un poco la leche y la añadiremos junto con el azúcar y la canela al pan.
  4. Añadiremos los huevos y formaremos una masa.
  5. Untaremos un recipiente desmoldable para horno con mantequilla y espolvorearemos bien con harina.
  6. Dispondremos la masa del pan por toda la base y levantaremos centímetro y medio de masa en los bordes.
  7. Cortaremos dos manzanas a láminas un poco gruesas, les añadiremos la harina, el azúcar y la leche. 
  8. Añadiremos los huevos y mezclaremos todo bien.
  9. Agregaremos la levadura en polvo y mezclaremos.
  10. Verteremos esta preparación sobre la base de pan.
  11. Las manzanas que hemos reservado para adornar las cortaremos como más nos gusten y las dispondremos por la superficie de la tarta.
  12. Colocaremos el molde en el horno a media altura y coceremos la tarta durante unos 25 o 30 minutos.
  13. Sacaremos la tarta, dejaremos que se temple y luego la desmoldaremos con cuidado para que no se rompa. Dejaremos que se enfríe por completo sobre una rejilla.
  14. Abrillantaremos la superficie con mermelada.
  15. La conservaremos en la nevera cubierta con papel film.

Una película:
Como hoy el tema tiene que ver con productos aragoneses, os propongo la primera película dirigida por la cineasta aragonesa Paula Ortiz. "De tu ventana a la mía" además de unas estupendas interpretaciones de las tres mujeres protagonistas, lo que destacaría de ella es que es una magnífica experiencias sensorial. 
"Hay historias de amor que son como amapolas, frágiles, casi viento, y aún así, se agarran a la garganta".

Una canción;
Como os he dicho, la película es una experiencia sensorial, y uno de los sentidos que toca es el oído: El viento entre las hojas o levantando polvo en las Cinco Villas, el sonido de la lluvia, el de la hoz cortando el trigo... y la voz de Carmen París. Os propongo escuchar "Yo vengo a ofrecer mi corazón", una canción escrita por Fito Páez e interpretada por Carmen París, otra aragonesa.


jueves, 11 de febrero de 2016

Bizcocho de yogur y coco

La receta de hoy es el clásico bizcocho de yogur que se hace con la fórmula 3, 2 y 1 pero, en lugar de darle un sabor a limón, lo he hecho con coco. Así que he usado la misma composición pero con yogur de coco y le he añadido una medida de coco rallado, así de sencillo.

Como adorno le he puesto coco rallado por encima y para "pegarlo" he impregnado la superficie con un almíbar.

He hecho dos bizcochos pequeños, uno en un molde redondo de 20 cm de diámetro al que le he colocado un aro de emplatar de 7 cm de diámetro en el centro y otro molde rectangular de 20 cm x 16 cm. Si utilizáis un molde más grande para hacer solo un bizcocho, tendréis que tener en cuenta que le costará más hacerse en el horno. 

Aunque veáis un coco fresco en la foto, no lo he usado para el bizcocho, si lo hago alguna vez, ya comentaré el resultado.


 Ingredientes: Para dos bizcochos
  • Un yogur de coco.
  • 1 medida de yogur de aceite de girasol.
  • 2 medidas de yogur de azúcar.
  • 3 medidas de yogur de harina de todo uso.
  • 1 medida de yogur de coco rallado.
  • 3 huevos.
  • 1 sobre de levadura química.
Para humedecer la superficie del bizcocho y cubrirlo:
  • 50 ml de agua.
  • 50 g de azúcar.
  • Coco rallado.
Mantequilla y harina para untar el molde.

Elaboración:
  1. Precalentaremos el horno a 180º.
  2. Pondremos en un cuenco los huevos, el yogur, el azúcar y el aceite. Mezclaremos todo bien. 
  3. Añadiremos la harina tamizada con la levadura y la integraremos.
  4. Incorporaremos el coco rallado hasta que quede todo homogéneo.
  5. Pondremos mantequilla en los moldes y espolvorearemos con harina. 
  6. Llenaremos el molde más o menos hasta la mitad porque la masa sube.
  7. Pondremos el horno con la resistencia inferior y aire colocando la bandeja a media altura (usando la función de aire el bizcocho sube más). Hornearemos a 180º durante unos 25 minutos. El tiempo, como os he comentado antes, es orientativo, depende del molde que uséis. Comprobaremos que está hecho introduciendo un palillo en el bizcocho. Tiene que salir limpio.
  8. Sacaremos el bizcocho del horno, dejaremos que pasen un par de minutos, lo desmoldaremos y dejaremos que se enfríe por completo sobre una rejilla.
  9. Haremos un almíbar con el agua y el azúcar. Impregnaremos bien toda la superficie del bizcocho y le pegaremos coco rallado hasta cubrirlo bien.
  10. Lo conservaremos envuelto en papel film o papel de aluminio.
  11. Es mejor consumirlo de un día para otro para que se potencie el sabor. 


Una película:
En otro dulce ya dije que a mí el coco me suena a aventura, a islas pardisíacas y a piratas, así que maridaremos el bizcocho con una de "Piratas del caribe". La que más me gusta a mí es "Piratas del Caribe: La maldición de la Perla Negra". Es una película de la factoría Disney estrenada en 2003 y dirigida por Gore Verbinski.

El personaje principal es el capitán Jack Sparrow, un papel que se pensó para Hugh Jackman pero terminó siendo interpretado por Jonhy Deep quien lo llevó totalmente a su terreno y consiguió un Óscar. Cómo podríamos catalogar su interpretación, ¿de inclasificable?


Un poema:
Como he leído bien poca cosa sobre piratas, no me queda más remedio que poner uno de los poemas que todos hemos recitado, por lo menos en parte, cuando éramos pequeños. Aquí os dejo La canción del pirata de José de Espronceda. Fue publicada por primera vez en 1835. Es una de las mejores poesías del Romanticismo español.

Esta versión que pongo no sé quién la recita porque no lo pone en el vídeo, pero es la mejor que he encontrado. El narrador tiene una de esas voces que ponen la carne de gallina.


jueves, 4 de febrero de 2016

Crujientes de pan

Lo que traigo hoy lo he transformado en una receta dulce, pero realmente la base no lo es. Se trata de unos crujientes de pan, tipo "regañá". Hasta ahora nunca he colgado recetas de pan porque tengo poca práctica panadera y poco tiempo para practicar, pero siempre he querido incluir pan en el blog. Si consigo recetas que me salgan bien, las iré poniendo.

He hecho la receta dos veces, la primera era "neutra", tal cual proponen en webosfritos, que es de donde he sacado la receta, y la segunda vez le añadí condimentos. Hice unos crujientes salados y otros dulces. Quedan muy bien de todas las formas.

Podéis guardarlos un par de días (o tres, pero no duran tanto en mi casa) envueltos en un paño o en papel de cocina. No las metáis en plástico porque se ablandarán.

A mí no me sale bien la técnica de amasado francés que proponían en webosfritos, así que la he amasado de forma tradicional, como me ha parecido vaya, luego os la explico. Han quedado muy bien, así que mi amasado funciona. Si no entendéis la explicación me lo decís e intentaré aclararlo más.

Ideas para consumir los crujientes: Los neutros y salados como base para verduras, tomate con jamón o solos para picar entre horas.
Las dulces, acompañando a la leche en meriendas o desayunos o con un trozo de chocolate.

Crujientes de pan dulce
Ingredientes:
Para 10 crujientes "neutros" de unos 40 g de masa.
  • 250 g de harina de fuerza.
  • 160 g de agua.
  • 5 g de levadura fresca.
  • 5 g de sal.
Dulces:
  • Azúcar blanquilla o moreno.
  • Anís en grano.
Salados:
  • Ajo y perejil.
  • Sésamo.
Elaboración:


Masa neutra:
  1. En un cuenco pondremos la harina y desmigajaremos en ella la levadura. La iremos frotando con los dedos en la harina para integrarla.
  2. Agregaremos la sal.
  3. Añadiremos el agua un poco tibia (unos segundos al microondas).
  4. Mezclaremos todo con una rasqueta para repostería hasta que se forme una masa que podamos manejar.
  5. Pondremos la masa sobre la mesa sin harina.
  6. Amasaremos unos tres minutos hasta que vaya cogiendo cuerpo la masa y quede lisa. Aplastamos con la base de la palma de la mano, doblamos a la mitad atrapando aire, aplastamos otra vez y cada tres o cuatro veces que repitáis el proceso levantaremos la masa y la arrojaremos con fuerza sobre la mesa. Esta técnica de "estrellar" contra la mesa ayuda a activar el gluten de la harina.
  7. Formamos una bola, la guardamos en el cuenco tapado con un paño y dejaremos que repose durante 20 minutos en un lugar tibio (junto al radiador, por ejemplo).
  8. Precalentaremos el horno con resistencia arriba y abajo a 200º C.
  9. Formaremos 10 bolitas de unos 40 g. Las taparemos con un paño para que reposen por lo menos 5 minutos, hasta que se caliente el horno.
  10. Pondremos harina tamizada sobre la mesa y sobre el rodillo.
  11. Aplastaremos las bolitas con el rodillo primero por un lado y luego por el otro, hasta que queden lo más finas posibles. Como de 1 mm, casi transparentes. 
  12. Cambiaremos el horno con la resistencia arriba y aire y metemos una bandeja de aluminio a media altura. Colocaremos la masa directamente sobre la bandeja, sin poner nada en ella.
  13. Iremos poniendo la masa de una en una hasta que queden dorados los crujientes, unos 4 o 5 minutos.
  14. Los sacaremos y dejaremos que se enfríen sobre una rejilla.
Variaciones de sabores

Saladas:
  1. Cuando separemos la masa en bolitas les podemos añadir por ejemplo ajo y perejil picado en el mortero o algunas semillas (sésamo, pipas de girasol...).
  2. Una vez aplastadas y antes de meterlas al horno le añadiremos aceite de oliva y lo frotaremos con los dedos por toda la superficie.

Dulces:

  1. Con anís verde en grano (matalahúva), se lo añadimos cuando formamos las bolitas. Dejamos que reposen y después de aplastarlas les añadiremos azúcar y volveremos a pasar el rodillo para pegarlo.
  2. Las que llevan azúcar blanquilla, azúcar moreno o azúcar y canela se lo ponemos una vez que aplastamos bien la masa. Después le pasamos de nuevo el rodillo para pegar el azúcar y, por último le añadimos aceite frotándolo con los dedos.  
Crujientes de pan neutros

Novela:

El maridaje de hoy viene derivado de la fotografía que he hecho con pan y agua... eso de "a pan y agua" me suena a estar preso y la novela que viene a mi memoria sobre este tema es "Apuntes sobre la casa muerta". Se trata de una novela de Fiódor Dostoyevski basada en su experiencia como prisionero. Se publicó en 1862. Lo que más me gustó de ella son las reflexiones del autor sobre las consecuencias morales del encarcelamiento y sobre la defensa de la dignidad humana.
"El hombre, por mucho que haya descendido, exige instintivamente el respeto debido a su dignidad de hombre. El penado sabe perfectamente que es recluso, que es réprobo y conoce la distancia que lo separa de sus superiores; pero ni el estigma, ni las cadenas, ni el presidio le harán olvidar que es hombre. Es preciso, pues, tratarles humanamente, Un tratamiento humanitario, puede levantar al hombre más envilecido. Y con los desgraciados, sobre todo, es preciso comportarse con humanidad, porque esto es su salvación y su alegría."
Canción:
...hablando de presidios, la canción más famosa sobre la cárcel: "Jailhouse Rock" de Elvis Presley. "El rock de la cárcel" es una canción que interpretó en 1957 en una película que lleva ese mismo nombre.

Elvis era requeteguapo y tenía una encantadora sonrisa de medio lado, pero reconozcámoslo, como actor, en fin...aunque a mí me gustaba mucho en aquellas películas cuando era cría :).