miércoles, 23 de septiembre de 2015

Dulce de calabaza y miel

Parece que tanto Google como yo hemos tenido la misma idea: en otoño llegan las calabazas.

Esta receta ya la publiqué el año pasado en la entrada Tortas de alma y creo que se merecía una entrada propia. Aquella vez la denominé "alma de calabaza" porque la hice con la calabaza que se utiliza para este dulce tradicional. La calabaza para hacer las tortas no la vais a encontrar fácilmente, sin embargo la que he usado para hacer esta confitura sí está presente en muchas tiendas y mercados casi todo el año, se trata de la calabaza cacahuete.

El resultado me ha gustado, queda muy bien para rellenar tortas y también para untar pan para desayunar. 


Ingredientes:




  • 1 kg de puré de calabaza (de la especie Cucurbita mostacha o calabaza cacahuete).
  • 400 g de miel.
  • 300 g de azúcar blanquilla, o de azúcar moreno.
  • La ralladura de una naranja.


  • Elaboración:
    1. Asaremos la calabaza al horno, a 190º C, hasta que quede blanda la cáscara. 
    2. Sacaremos la carne y retiraremos las pepitas. 
    3. La colocaremos en una cacerola grande para facilitar la evaporación y la coceremos junto con el resto de los ingredientes hasta que reduzca y espese. Removeremos de vez en cuando para que no se pegue. 
    4. Una vez alcanzada la consistencia que queramos la retiraremos del fuego y la introduciremos en botes de cristal. Colocaremos los botes boca abajo sobre la tapa hasta que se enfríen.
    5. Conservaremos los botes en la nevera hasta que lo utilicemos.

    Una película:
    Según el Ministerio de Fomento hoy entraremos oficialmente en Otoño, pero como la calabaza que he usado la podéis encontrar casi todo el año..."Primavera, verano, otoño, invierno...y primavera" es una preciosa película del director surcoreano Kim Ki-duk. Se trata de una metáfora sobre la vida protagonizada por dos monjes que viven en un solitario monasterio.

    Una canción:
    ...y como acabamos de estrenar otoño, una canción que lleva por título "´Tis Autumn".
    Esta pieza compuesta por Henry Nemo e interpretada por Chet Baker, aparece en el álbum "Chet", un disco enteramente dedicado a baladas. Uno de mis discos preferidos de Chet Baker, suavecito y elegante. Os lo recomiendo para tardes de lluvia.



    jueves, 17 de septiembre de 2015

    Flan de huevo con tofe

    Es la segunda vez que hago flanes en mi vida. Es muy fácil y rápido. 

    Esperaba unos flanes con burbujas, pero las dos veces me han quedado lisos. No sé si es mejor o peor, supongo que eso va a gustos. Por lo que he leído, el flan perfecto no lleva "ojillos". Para que salga liso hay que evitar meter mucho aire en la mezcla cuando los preparemos, osea que es mejor hacerlo a mano que usar batidora, y además el agua del baño María no tiene que hervir. Si os gusta el flan "agujereado", intentad hacer lo contrario.

    Los únicos cambios que le hecho a la receta clásica son que en lugar de caramelo líquido he hecho Tofe para el fondo del molde y he utilizado azúcar moreno porque me gusta mucho el sabor que da.


    Ingredientes: Para 7 u 8 flanes individuales.
    • 6 huevos.
    • 2 cucharadas de azúcar moreno por huevo (100 g).
    • 1/2 l. de leche entera.
    Tofe de caramelo:
    • 50 g de nata.
    • 100 g de azúcar moreno.
    Elaboración:
    1. Introduciremos en el horno un recipiente resistente con agua para hacer un baño María. El agua tendrá que quedar un dedo por debajo del borde de los moldes cuando los metáis. Colocaremos la fuente a media altura y a 180º.
    2. Haremos el Tofe calentando en un cazo la nata y el azúcar moreno hasta que se fundan. Dejaremos que cuezan sin parar de remover unos segundos.  Colocaremos en los moldes de los flanes algo más de una cucharada de esta preparación. Moveremos los moldes para impregnar un poco los laterales.
    3. Calentaremos la leche hasta que esté a punto de hervir y luego la dejaremos que se temple. 
    4. Mezclaremos los huevos con el azúcar y después le incorporaremos la leche poco a poco sin dejar de remover.
    5. Verteremos la preparación en los moldes. 
    6. Colocaremos los moldes dentro del baño María a 180º durante 30 minutos. Tenemos que introducir un palillo en uno de los moldes y debe salir limpio, si no es así, los dejaremos hasta que queden cuajados del todo.
    7. Transcurrido el tiempo sacaremos los moldes del baño y dejaremos que se enfríen totalmente antes de introducirlos en la nevera tapados con papel de aluminio o film.
    8. Para desmoldarlos pasaremos un cuchillo por los bordes de los flanes y los volcaremos sobre los platos.
    Está más rico si lo comemos de un día para otro.


    Un libro:
    ¿Qué es lo más característico de un flan? ¡Que tiembla, claro!..."Temblor" es una novela de Rosa Montero. Literatura fantástica y de ciencia ficción muy influenciada, entre otros libros, por la "La historia interminable". Toma de esta obra la idea de La Nada. Un párrafo sobre la Niebla del olvido que va haciendo desaparecer el mundo de Agua Fría, la protagonista.
    Se pusieron en pie, espalda contra espalda, como si tuvieran que enfrentarse a una manada de lobos hambrientos, Del mundo quedaban aún pequeños fragmentos de materia: el perfil vacío de una  roca, la insinuación de una grieta entre dos piedras, un lagarto pataleando frenéticamente en mitad de la bruma. Briznas de realidad que flotaban en el confuso magma de las sombras y que pronto se diluyeron sin dejar huella. Poco después ya no quedaba nada y la tierra se confundía con el suelo en el mismo vapor inerte y desolado. Aunque neblinoso, el suelo seguía manteniendo su firmeza y esa era la única referencia espacial con que contaban. Era como avanzar por un pantano cubierto por las brumas. O como caminar dentro de un sueño.
    Una canción:
    Y la que tiembla, o mejor dicho "tremola", muy bien si está en buenas manos es la guitarra. El tema que me ha venido a la memoria pensando en la técnica del trémolo es "Recuerdos de la Alambra". Por lo que he leído en Internet, quien mejor interpreta este tema de Francisco Tárrega es Narciso Yepes. Ahí os lo dejo.