sábado, 29 de agosto de 2015

Tarta de higos y almendras

El higo, como nos decían en el colegio, no es un fruto sino una infrutescencia, esto es un conjunto de frutos. Tiene muchas propiedades beneficiosas porque es rico en fibra, vitaminas del grupo B, sales minerales... y lo mejor de todo, está muy rico.

La receta para hacer la base de masa quebrada la he sacado del blog de marialunarillos, la crema de almendras de magia en mi cocina, y esos higos tan fotogénicos son del huerto de mi padre y de mi primo.

La tarta es un poco laboriosa, pero merece la pena porque está muy buena. Para simplificar las cosas se podría utilizar masa quebrada ya preparada y seguir las instrucciones de la caja para hornearla.


Ingredientes:

Masa quebrada

  • 150 g de harina normal.
  • 75 g de mantequilla fría cortada a dados.
  • 1 huevo tamaño L.
  • 50 g de azúcar glass.
  • Una pizca de sal.
Crema de almendras
  • 125 g de mantequilla a temperatura ambiente.
  • 125 g de azúcar de caña integral.
  • 125 g de almendra molida.
  • 25 g de harina normal.
  • 2 huevos tamaño L.
  • 2 cucharadas del licor que queráis (en la receta original ponen ron, yo puse Cointreau).
Decoración:
Unos 8 higos verdes y negros cortados en rodajas circulares y en octavos. 

Elaboración:
Precalentamos el horno a 180º.

Masa quebrada: 
Para un molde de 20 cm de diámetro y 2'5 de altura.

  1. Colocamos la harina previamente tamizada en un cuenco junto con la mantequilla fría a dados. Iremos integrando poco a poco los dos ingredientes con los dedos hasta que tengamos una especie de arenado desmenuzado. 
  2. En este punto añadiremos el huevo, el azúcar y la pizca de sal. La masa no tenemos que trabajarla mucho, justo para que todo quede integrado y podamos formar una bola.
  3. Guardaremos la bola de masa en la nevera cubierta con papel film y dejaremos que se enfríe durante al menos una hora. 
  4. Transcurrido el tiempo de enfriado colocaremos la masa sobre una superficie enharinada y la extenderemos con el rodillo formando un círculo.
  5. Para colocar la masa sobre el molde nos ayudaremos enrollándola un poco sobre el rodillo, levantándola y poniéndola sobre el molde. 
  6. Adaptaremos muy bien la masa al rizado del borde del molde y cortaremos el excedente, Si es necesario podemos empalmar trocitos de masa para cubrir toda la pared del molde.
  7. Pincharemos toda la superficie de la masa con un tenedor.
  8. Colocaremos papel de horno sobre toda la superficie de la masa y le pondremos peso (yo uso garbanzos). 
  9. Hornearemos la masa a 180º durante 20 minutos.

Crema de almendra:

  1. Batiremos con unas varillas eléctricas la mantequilla hasta que esté a punto de pomada y le añadiremos el azúcar.
  2. Posteriormente pondremos la almendra molida y seguiremos mezclando.
  3. Agregaremos uno a uno los huevos, que tendremos a temperatura ambiente. 
  4. Por último integraremos las dos cucharadas de licor hasta que nos quede una crema homogénea.
Colocaremos la crema de almendra sobre la masa que tenemos precocida, añadiremos en la superficie los trozos de higo que habremos preparado previamente, los espolvorearemos con azúcar moreno  y hornearemos otros 20 minutos a 180º.




Libro:
Para maridar la tarta propongo el libro "La higuera" de Ramiro Pinilla, una novela ambientada en la Guerra Civil española y en la posguerra. Trata sobre la importancia de mantener la memoria y de hacer justicia con las víctimas. 
"Una higuera sobre esa tumba sería un recordatorio eterno -dice, y es la primera vez que su expresión pierde la compostura-. La gente debe olvidar todo lo que está pasando ahora, y con esa higuera no se olvidaría de tí, de mí y de todos nosotros." 
"(...)los higos maduran y se desprenden de la rama, y si debajo tienen una tumba, pues caen sobre ella, sobre una tierra que cubre unos cuerpos, y se mezcla con ella y puede llegar a empaparla de un sabor dulzón-¿de su espíritu?, ¿de un viejo y añorado espíritu dejado atrás y que un hijo-hermano se lo devuelve?- que se filtra hacia abajo...¿Por qué todo esto me resulta tan consolador?"

Canción:
El territorio en el que Ramiro Pinilla establece la acción de su novela es Getxo, un municipio de Vizcaya, así que he elegido un grupo afincado en el País vasco para terminar este maridaje. 

Como consta en su página web, Ruaille-Buaille es un grupo folk formado por seis compañeros y amigos que provienen de distintos terrenos musicales: la música gallega, la vasca, el blues, el folk-rock, el country y lo clásico. La canción que he elegido es la primera del álbum "Bon temps, Ruaille?" y reivindica un salario digno:  "Fair Day's Pay"



jueves, 13 de agosto de 2015

Tiramisú de crema de avellana

Una receta muy sencilla y sin necesidad de encender el horno, ideal para el verano.

Se trata de una variación sobre el clásico Tiramisú. Se la vi hacer a Nicola Poltronieri en Canal Cocina.  He cambiado algo los ingredientes, pero muy poco.

La crema, sin el bizcocho, sabe a bombón de avellana. Tiene la textura de una mousse así que si la presentáis en unas copas, quedará muy bien.

Queda mejor si dejáis el postre hecho de un día para otro. Sabe más a Tiramisú porque sube el sabor del café y los bizcochos están más blandos,


Ingredientes:

  • 250 de queso mascarpone.
  • 3 huevos medianos.
  • 100 g de crema de avellana a temperatura ambiente.
  • Bizcochos de soletilla (los que más os gusten).
  • 4 cucharadas de azúcar glass.
  • Unos 200 ml de café.
  • 2 cucharadas de azúcar normal para endulzar el café.

Para decorar:

  • Un puñado de avellanas tostadas.
  • Una tableta de chocolate negro.
Elaboración:
  1. Prepararemos café de cafetera y disolveremos el azúcar normal en él. Dejaremos que se temple un poco.
  2. Iremos mojando los bizcochos en el café y los dispondremos sobre la fuente en la que queramos presentar el dulce. Cubriremos completamente el fondo de la fuente. Según los bizcochos que uséis, tendréis que dejar que se empapen durante más segundos.
  3. Separamos las claras de las yemas.
  4. Batimos las yemas con la mitad del azúcar glass y les incorporamos el mascarpone y luego la crema de avellanas.
  5. Montamos las claras a punto de nieve fuerte con la otra mitad del azúcar glass.
  6. Incorporaremos con movimientos envolventes las claras montadas a la crema que hemos hecho con las yemas.
  7. Colocaremos la crema sobre los bizcochos que hemos mojado en el café cubriéndolos por completo.
  8. Introduciremos el dulce en la nevera hasta que se enfríe.
  9. Picaremos las avellanas y rallaremos el chocolate formando virutas, Decoraremos la superficie del dulce con estos dos ingredientes.
  10. Dejaremos reposar la preparación al menos 4 horas. Está mejor dejarla de un día para otro. 




Un libro:
El Tiramisú es el  dulce italiano por excelencia..."El desierto de los tártaros" de Dino Buzzati es el último libro de autor italiano que he leído. Se trata de una novela alegórica que, entre otras múltiples interpretaciones, habla sobre la fugacidad del tiempo y sobre el sentido de la vida. Parte de ese fluir tan rápido del tiempo se debe a la monotonía y a la repetición. Dejo un párrafo que habla sobre ello:
"Entre tanto el tiempo corría, su latido silencioso mide cada vez más precipitado la vida, no podemos parar ni un instante, ni siquiera para una ojeada hacia atrás. «¡Párate! ¡Párate!», quisiéramos gritar, pero comprendemos que es inútil. Todo huye, los hombres, las estaciones, las nubes; y de nada sirve agarrarse a las piedras, resistir en lo alto de un escollo; los dedos cansados se abren, los brazos se aflojan inertes, nos arrastra de nuevo el río, que parece lento pero jamás se para. 

Día tras día Drogo sentía aumentar esta misteriosa ruina, y en vano trataba de contenerla. En la vida uniforme de la Fortaleza le faltaban puntos de referencia y las horas se le escapaban de entre los dedos antes de que consiguiera contarlas. 

Estaba además la secreta esperanza por la que Drogo dilapidaba la mejor parte de su vida. Para alimentarla sacrificaba a la ligera meses y meses, y nunca bastaba. El invierno, el larguísimo invierno de la Fortaleza, no fue sino una especie de pago a cuenta. Terminado el invierno, Drogo seguía esperando."



Una canción:
En la novela, un caballo que aparece en el desierto romperá la monotonía del protagonista y avivará sus esperanzas... así que ahí va una canción sobre un caballo que atraviesa el desierto: "A horse with no name" de America. Se trata de una canción que apareció en el álbum America editado en 1972. Es el primer sencillo y también el tema más famoso del grupo.