domingo, 15 de febrero de 2015

Magdalenas de coco

En el blog Buena Vida de El País he leído que el coco tiene supuestos poderes curativos y estéticos. Por lo visto las actrices y la gente guapa de EEUU, muchos de ellos veganos, han disparado el consumo de los productos derivados del coco en los últimos años. La verdad, no sé si es garantía de nada porque no deja de ser una moda y no parece que estén demostrados esos "poderes".

Yo he usado el coco para hacer magdalenas y no sé si serán curativas o rejuvenecerán, pero están muy ricas y seguro que por ese motivo ya tiene algún poder benéfico sobre nuestro cuerpo. Me han salido 14 tiernas magdalenas.

Para hacer la receta he modificado la de mis Magdalenas caseras, pero las proporciones entre líquidos y sólidos son las mismas. 




Ingredientes:

Masa:
  • 3 huevos medianos.
  • 30 g de coco rallado.
  • 50 g de leche de coco (podéis usar leche normal, pero la de coco le da más sabor).
  • 125 g de azúcar.
  • 1/8 l. de aceite de girasol.
  • 180 g. de harina.
  • 1 cucharadita de levadura química (7 g.).
Almibar:
  • 50 ml de leche de coco.
  • 50 g de azúcar.
Decoración:
  • Coco rallado.
Elaboración:
Pondremos en un cuenco los huevos con el azúcar y batiremos hasta que blanqueen. Añadiremos el coco previamente remojado en la leche de coco, seguiremos batiendo y agregaremos el aceite.  

Tamizaremos la harina junto a la levadura y la añadiremos a la mezcla líquida mezclando todo hasta que quede homogéneo.

Llenaremos las cápsulas de las magdalenas algo más de 1/3. Los papeles tenéis que meterlos en una bandeja para magdalenas, en cápsulas de silicona o en vasitos de aluminio para flanes porque si no lo hacéis así los papeles se os abrirán, se derramará la masa y será un desastre.

Pondremos las magdalenas en el horno que tendremos previamente calentado a 180º con aire, colocaremos la bandeja a media altura durante 20 minutos.

Una ver horneadas las sacaremos de la bandeja o de los moldes y las pondremos a enfriar sobre una rejilla. Es importante sacarlas de los moldes pronto porque si dejáis que se enfríen dentro de ellos los papeles se os despegarán.

Haremos un almíbar calentando en el fuego la misma cantidad de leche de coco y de azúcar, cuando burbujée lo retiraremos. Mientras todavía esté caliente iremos pintando la superficie de las magdalenas con una brocha y les espolvorearemos por encima coco rallado.

Para conservarlas las meteremos en una caja de lata.



Un libro:
Coco...pues uno de aventuras. "Robinson Crusoe"de Daniel Defoe es una novela del siglo XVIII en la que se elogiaba el amor a la aventura y cómo un hombre puede superar todas las adversidades. En el libro, reflejando el sentir de la época, también se respira cierto aire racista y se defiende el colonialismo.
"Pasé con él toda la noche y, tan pronto amaneció, le invité a seguirme y le hice saber que le daría algunas vestimentas, ante lo cual se mostró encantado pues estaba completamente desnudo. Cuando pasamos por el lugar donde estaban enterrados los dos hombres, me mostró las marcas que había hecho en el lugar exacto donde se hallaban. Me hizo señas de que nos los comiéramos, ante lo que me mostré muy enfadado, expresando el horror que me causaba semejante idea y haciendo como si vomitara. Le indiqué con la mano que me siguiera, lo cual hizo inmediatamente y con gran sumisión. Entonces lo llevé hasta la cima de la colina, para ver si sus enemigos se habían marchado y, sacando mi catalejo, divisé claramente el lugar donde habían estado, mas no vi rastro de ellos ni de sus canoas. Era evidente que habían partido, abandonando a sus compañeros sin buscarlos."

Una película:
Buscando una película que pudiera poner en la entrada del blog he descubierto una versión que no conocía. "Selkirk. el verdadero Robinson Crusoe", es una coproducción uruguaya de Walter Tournier basada en el pirata Alexander Selkirk, personaje que inspiró a Daniel Defoe para su Robinson. Es una peli de animación para niños y está bastante bien.