jueves, 30 de octubre de 2014

Pastel de fruta navideño (fruitcake)


Durante la Navidad, el pastel de frutas está presente en muchas casas de todo el mundo.

La  composición de estos pasteles varía dependiendo del país en el que nos encontremos, pero siempre hay uno o varios de estos ingredientes: fruta deshidratada, fruta confitada, frutos secos, especias y algún licor.

Esta receta es una versión libre del tradicional Christmas pudding inglés. He utilizado, además de fruta deshidratada, una manzana fresca y he sustituído parte del licor por zumo de naranja.

Como este pastel lleva fruta fresca, es necesario guardarlo en la nevera. Dejaremos que repose dos o tres días antes de consuirlo para que se intensifiquen todos los sabores y obtenga la textura adecuada.



Ingredientes:
  • 250 g de fruta seca: Pasas negras y rubias, piña, arándanos rojos (se pueden sustituir por las que más os gusten).
  • 1 manzana.
  • 50 g de ron.
  • 100 g de zumo de naranja.
  • 110 g de mantequilla.
  • 150 g de harina.
  • 110 g de azúcar moreno.
  • 2 huevos.
  • 1 pellizco de sal.
  • 1/2 sobre de levadura química.
  • 1/2 cucharadita de canela.
  • 1/2 cucharadita de jengibre molido.
  • 1/2 clavo de olor chafado.
  • Una pizca de nuez moscada.
  • Ralladura de naranja y de limón.
 Elaboración:
El día anterior al que vayamos a preparar el pastel, hidrataremos las frutas secas con el ron y el zumo de naranja.

Precalentaremos el horno a 150ºC. 
 
Con las varillas de la batidora trabajaremos la mantequilla, previamente reblandecida, con el azúcar. Cuando esté cremosa la mezcla, añadiremos uno a uno los huevos y seguiremos batiendo.

Colocaremos la fruta seca en un colador grande, pondremos harina sobre ella y la removeremos bien para que quede impregnada, de esta forma no caerá al fondo del recipiente cuando la horneemos. Añadiremos la fruta a la preparación anterior junto con las ralladuras de naranja y limón.

Mezclaremos la harina, las especias, la sal y la levadura. Tamizaremos todo y lo añadiremos a los ingredientes húmedos. Mezclaremos bien.

Rallaremos la manzana y la agregaremos a la preparación con ayuda de una espátula de silicona.

En un recipiente tipo plumcake pondremos papel de hornear (si lo arrugamos bien, lo podremos amoldar mejor) y verteremos la masa. Hornearemos durante unas 2 horas a 150º, hasta que pinchemos un palillo y este salga limpio.

Sacaremos del horno el pastel y dejaremos que se enfríe totalmente. Lo guardaremos en la nevera envuelto en papel de aluminio.


Un tira de prensa/dibujos animados.
Esta vez para la fotografía me he inspirado en el color rojo. El rojo es un color muy navideño y a mí la Navidad me trae a la memoria a Los Peanuts. ¿Por qué hago esta asociación? Seguramente porque durante alguna de las navidades de mi infancia pusieron en la tele un especial de Carlitos y Snoopy. 
Estos personajes fueron creados para una tira de prensa por Charles M. Schulz en 1950. En España, los niños de mi generación, los conocimos por los dibujos animados de Carlitos y Snoopy.




Un álbum
Ya puestos..."A Charlie Brown Christmas" de Vince Guaraldi. La canción que pongo es "Linus and Lucy".




sábado, 25 de octubre de 2014

Turrón de trufa blanca y nueces

Esta receta fue seleccionada por Qué recetas para el libro 25 recetas de Navidad.

Uno de los sabores que asocio con las Navidades de mi infancia es el del turrón de "Nata y nueces" de Atienza. Este turrón no es el típico y conocido de mazapán. Lo que hace de él especial es que está elaborado con trufa de chocolate blanco. Es cremoso y delicioso.

La fábrica de Turrones y chocolates de Atienza es todo un símbolo del pueblo zaragozano de Ateca, chocolatero por excelencia. Se fundó en 1958 y, como reza su página web, se dedican a elaborar toda clase de chocolates, cacaos en polvo, coberturas puras y especiales y 11 variedades de turrón. El turrón de Nata y nueces es su buque insignia.

Como no trabajan con supermercados grandes, que es lo que yo tengo más a mano, hace años que no consigo encontrar el turrón y por ese motivo me he decidido a intentar reproducirlo. No voy a decir que es tan exquisito como el de Atienza, pero se parece y está muy bueno.


Ingredientes:
 Con estas proporciones sale una tableta.

• 60 g de nata para montar.
• 80 g de nueces.
• 180 g de chocolate blanco.
• 10 g de manteca de cerdo.

Elaboración:
El chocolate blanco es muy delicado y hay que trabajarlo con cuidado. No es aconsejable fundirlo directamente en el fuego ni al microondas, porque puede estropearse. Por lo tanto, lo fundiremos en un cuenco colocado sobre una cacerola con agua hirviendo. Es importante que el cuenco sea lo suficientemente grande como para que no entre agua de la evaporación. 

Asì pues, pondremos a calentar al Baño María la nata y la manteca para que se fundan. Añadiremos el chocolate troceado y lo mezclaremos bien con una espátula de silicona hasta que esté integrado por completo. Retiraremos la preparación del fuego y le añadiremos las nueces que habremos cortado previamente en trozos gruesos.

Colocaremos la mezcla en un recipiente antiadherente y le daremos unos golpecitos sobre la mesa para que se asiente bien y la tableta quede con una distribución homogénea. Si os gusta, podéis adornar la superficie con medias nueces como he hecho yo. 

Dejaremos que se enfríe en la nevera y lo conservaremos en ella porque tiene nata y, a temperatura ambiente, podría estropearse. Para servirlo dejaremos que se temple para que adquiera una textura cremosa.


Un libro:
Esta es la primera receta navideña de este año, la voy a presentar en "Qué recetas" para ver si me publican alguna en un Ebook que van a editar. Seguiré dulces para la Navidad, aunque no los presente y se me ha ocurrido que cada fotografía esté inspirada en un color. Esta vez he elegido el blanco...
...como blanco es el paisaje de "Etham Frome" la novela de la estadounidense .
"Subieron despacio la cuesta entre los campos resplandecientes bajo un sol pálido; doblaron luego a la derecha, por un sendero bordeado de abetos y alerces. Frente a ellos, muy lejos, corría una cordillera salpicada de negros boscajes en curvas blancas y redondeadas que se recortaban contra el cuelo. El camino penetraba luego en un bosque de pinos con los troncos enrojecidos por el sol de la tarde y con sombras delicadas y azules sobre la nieve. Al entrar en él cesó la brisa y de las ramas parecía desprenderse con la pinaza un cálido silencio. La nieve era tan pura que los leves rastros de los animales del bosque habían dejado en ella intrincadas formas como de encaje, y las piñas azulinas atrapadas en su supeficie sobresalían como adornos de bronce."

Una canción:
La canción que más me gusta del "White album"de los Beatles es "While my guitar gently weeps". Como se suele decir, George Harrison debía estar en estado de gracia cuando la compuso.