jueves, 28 de agosto de 2014

Natillas

Las natillas son postres lácteos muy extendidos en la gastronomía española y europea. Parece que este tipo de cremas podría tener su origen en la época medieval, aunque no llevaban azúcar. 

Los ingredientes básicos son la leche, los huevos y el azúcar. Según la zona donde se cocine esta crema puede llevar vainilla, canela, limón, caramelo, chocolate, coco...Algunas recetas llevan huevos enteros y otras sólo utilizan las yemas. Aunque la consistencia también varía, suelen ser cremosa y más blanda que los flanes.

Mi receta la he sacado de El forner d´Alella. Yo le he puesto galletas María para acompañar. Con estas cantidades salen 4 raciones. 


Ingredientes:
  • 1/2 l de leche.
  • 100 g de azúcar.
  • 25 g de maizena.
  • 4 yemas de huevo.
  • La piel de un limón.
  • Una rama de canela.
  • 4 galletas María.
  • Canela en polvo.

Elaboración:

Pondremos a calentar la leche con la piel de limón y la rama de canela. No hay que dejar hervir la leche, sabremos que está suficientemente caliente cuando aparezcan en la superficie burbujitas. Retiraremos del fuego, dejaremos entibiar y quitaremos la piel de limón y la canela.

Mezclaremos en un cuenco las yemas con el azúcar y después incorporaremos la maizena.

Agregaremos la mitad de la leche al cuenco de las yemas, removeremos bien y lo echaremos en el resto de la leche. Calentar la preparación hasta que espese pero sin dejar que hierva. Durante todo el proceso de calentamiento tendremos que revolver con una varilla para que no se pegue en el fondo. Sabremos que están listas las natillas cuando las burbujas de la superficie empiecen a desaparecer.

Distribuiremos las natillas en cuatro cuencos y colocaremos una galleta en la superficie, mientras la crema todavía está caliente, para que se ablande. Serviremos espolvoreando un poco de canela por encima.



Una película:
A mí me gustan las natillas con..."Un toque de canela". Película griega dirigida por Tassos Boulmentis. Esta preciosa y melancólica película es un viaje sensorial a la patria perdida, y a los sabores y olores de la infancia.
"A veces tenemos que utilizar una especia que no es la de siempre para conseguir algo, para provocar algo. El comino, por ejemplo, es una especia fuerte, vuelve a la gente poco comunicativa, en cambio la canela hace que las personas se miren a los ojos."
Una canción:
La película tiene una estupenda banda sonora, una mezcla de ritmos griegos y turcos. "A touch of spice" del director Evanthia Reboutsika.


miércoles, 13 de agosto de 2014

Gofres con salsa de Toffee

El gofre es un dulce belga cuyo origen se remonta a la Edad Media.
El moderno gofre tiene sus orígenes en las elaboraciones hechas con hierro pesado en la cocina medieval. Los hierros de hacer waffles consistían en dos placas de metal (waffer) pesadas conectadas con anillas y portables con unos brazos de madera. Algunas de estas gofreras tenían en los grabados de las placas los diseños del propietario así como sus blasones o paisajes. 
Fuente: Wikipedia
Hay muchas variedades de gofres, los encontraréis tanto dulces como salados, más o menos planos, con levadura en polvo o sin ella. Yo he tomado la receta del blog Objetivo cupcake perfecto. He modificado muy poco los ingredientes, pero sí que he simplificado la forma de hacerlos y el resultado no está nada mal.

Han salido 9 gofres y nos los hemos comido con una salsa de Toffe pero se puede comer con chocolate, mermelada, sirope, fruta fresca y nata... 

La salsa que os pongo queda muy líquida cuando está caliente pero, si la guardáis en la nevera, tiene la consistencia de la leche condensada.



Ingredientes:
Para los gofres
  • 260 g de harina
  • 1/2 cucharadita de levadura química
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato sódico
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 4 cucharadas de azúcar moreno
  • 2 huevos
  • 80 ml de aceite de oliva
  • 325 ml de leche
Para la salsa de Toffe:
  • 6 cucharadas soperas de azúcar blanco 
  • 1 cucharilla de agua
  • 150 ml de nata para montar

Elaboración:

Gofres
Calentamos la gofrera. 
Ponemos todos los ingredientes en un cuenco y batimos con la batidora. Dejamos reposar 5 minutos.
Pintaremos las palas de la gofrera con mantequilla o con aceite. Echaremos la cantidad suficiente de masa para llenar el hueco de la pala y dejaremos que se haga hasta que esté tostada.

Salsa Toffe
Ponemos a calentar el azúcar con el agua y dejamos que se haga un almíbar dorado moviendo de vez en cuando el cazo pero sin meter las varillas o la cuchara. Hay que tener cuidado para que no se queme porque, si lo hiciera, amargaría.

Calentamos la nata en el microondas para que no haya demasiado contraste de temperatura cuando la añadamos al almíbar.

Agregaremos la nata en varias veces y con mucho cuidado porque tiende a salirse. Removeremos con unas varillas hasta que tome color y retiraremos la preparación de fuego. 

Es mejor comerlos recién hecho y calientes. Si os queda alguno, calentadlo un poco en el microondas antes de consumirlo.


Un poema:
Nos acaba de dejar Robin Williams, un gran actor con el que he reído, he llorado y me he conmovido, porque dominaba todos los registros. Entre mis películas favoritas están "El indomable Will Hunting" y "El club de los poetas muertos", pero voy a poner una escena de "Patch Adams" en la que lee un poema de Pablo Neruda. Se trata del soneto XVII de "Cien sonetos de amor".



El poema completo: 

Soneto XVII
No te amo como si fueras rosa de sal, topacio
o flecha de claveles que propagan el fuego:
te amo como se aman ciertas cosas oscuras,
secretamente, entre la sombra y el alma.
Te amo como la planta que no florece y lleva
dentro de sí, escondida, la luz de aquellas flores, 
y gracias a tu amor vive oscuro en mi cuerpo
el apretado aroma que ascendió de la tierra.
Te amo sin saber cómo, ni cuándo, ni de dónde, 
te amo porque no sé amar de otra manera,
sino así de este modo en que no soy ni eres,
tan cerca que tu mano sobre mi pecho es mía.
tan cerca que se cierran tus ojos con mi sueño.
                                      
               Pablo Neruda

Una película:

 "El club de los poetas muertos" es una película de 1989 con un estupendo guión de Tom Schulman, del que se hizo un libro, y dirigida por Peter Weir. Robin Williams encarna al profesor que todos hubiéramos querido tener.